sábado, 14 de agosto de 2010

65 años desde el fin de la segunda guerra mundial

Así es, hoy, 14 de agosto de 2010 se cumplen 65 años desde que Japón decidió rendirse ante EEUU después de que tirasen un par de bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. El pueblo japonés mantenía la esperanza de ganar con el ejército de 27 millones de personas que se había montado. Pero EEUU quería probar su nueva creación, y para el fin que se le dio tuvo éxito. Quedaron tan horrorizados que nunca más las volvieron a emplear.

El resto de la historia no la voy a contar aquí dado que podeis ir a la Wikipedia o a muchos sitios más a leerla completa. Ahora voy a hacer la siguiente reflexión ¿es posible la tercera guerra mundial?.

Mañana desenvolveré este peliagudo tema, pero podeis insertar en los comentarios vuestras impresiones sobre la posibilidad de la tercera guerra mundial y quienes la iniciarían.

3 comentarios:

AitorL dijo...

Desde luego, es posible. En más de una ocasión hemos estado al borde de ella (el momento de mayor tensión ha sido la crisis de los misiles en 1962, en el seno de la Guerra Fría).

El final de la II Guerra Mundial, tristemente, anunciaba que si se diera el caso de una III Gran Guerra, ésta sería nuclear. Razón por la cual, como bien decía Einstein, la Cuarta será con palos y piedras.

Si tuviera que elegir un Estado detonante, sin duda elegiría EEUU por su beligerancia y su potencial armamentístico y militar. De hecho, desde la II Guerra Mundial han estado haciendo "ensayos" utilizando y desarrollando armas químicas (el Agente Naranja, por ejemplo, causa de malformaciones y enfermedades en Vietnam aún a día de hoy), por lo que le llevan años de ventaja a cualquier otro país. Cualquier otra opción es improbable, ya que el resto del mundo ha demostrado (en el marco contemporáneo) un desarrollo militar más o menos defensivo, aunque tampoco lo descartaría, ya que EEUU lleva mucho tiempo esforzándose por ganar enemigos que cada vez están más cabreados. Y ya se sabe, tanto va el cántaro a la fuente...

Bienvenido de nuevo.

Javier dijo...

No creo que EEUU esté por usar armamento nuclear ni para defenderse ni para defendernos, con el tío Tom Barack en la Casa Blanca y sus "maravillosos" tratados de desarme nuclear con Rusia, que el único resultado práctico que tienen es encoger el paraguas nuclear estadounidense. Esto no será un problema inmediato para los estadounidenses pero sí lo será, y cada vez más, para sus aliados. No sólo para Polonia, Ucrania, República Checa, Georgia y otros países del Este de Europa, más a merced de los chantajes y chulerías del Kremlin, sino también para los vecinos de los ayatolás y de los comunistas norcoreanos. La proliferación nuclear en Oriente Medio, ante el temor de los países árabes al poder nuclear iraní, nación persa y con ínfulas de ser la hegemónica dentro del Islam, puede ser un hecho de aquí a dentro de varios años. Paradójicamente, pretendiéndose lo contrario, mediante la reducción del arsenal americano no se estaría desincentivando la proliferación nuclear, sino todo lo contrario: dándole cada vez más brios.

Otra consecuencia, aunque menor, es crear una situación de falsa paridad entre Estados Unidos y Rusia. Si los rusos insisten tanto en fijar un límite de armamentos no es por altruistas deseos de "salvaguarda de la paz mundial" sino porque económicamente no pueden sostener un arsenal como el de Estados Unidos y el resto de la OTAN. Su baza es capar la capacidad norteamericana de desarrollo de armamentos. Que Obama se lo permita, que parece bastante satisfecho de permitírselo a Moscú, es algo que habla de la visión global que tiene este hombre.

El Secretario de Defensa americano Bob Gates define muy bien la estrategia nuclear obamita: si el estado que ataque a Estados Unidos con armamento biológico o químico es miembro del Tratado de No Proliferación (NPT), entonces, "los Estados Unidos se comprometen a no hacer uso de armas nucleares contra él"...

...y, seguramente, cualquier régimen nuclearizado renunciará a estas armas al saber que podrá atacar a EE.UU. con armamento químico o biológico, sin temor a una represalia nuclear americana.

Cosas del progre de Obama.

Reboot, El Diablillo Cojuelo dijo...

La tercera guerra empezará con un gran hongo detonado con un teléfono móvil comprado en Lavapies.