miércoles, 28 de julio de 2010

A favor de la prohibición de los toros

El parlamento catalán por primera vez ha hecho algo que está realmente bien, aunque por otras razones. Me refiero a la prohibición de los toros. Cataluña es, después de Canarias (prohibidos en 1991) la segunda comunidad que prohibe los toros. Y espero que se extienda al resto de España.

Y ahora explico las razones. Me parece lamentable matar a un animal para divertirse. Es algo que debe ser perseguido. Un animal también sufre. Y los animales, especialmente los que tienen más capacidad de sufrimiento no son objetos. Por lo cual hay que impedir cualquier sufrimiento evitable.

Pero hay gente que ve esto como un arte. Y yo le digo que no lo es. Al menos mientras el animal muera. De acuerdo que los toreros tienen valentía por exponerse a lo que se exponen, pero la matanza del animal lo mancha.

Pero los del parlamento de la otra nación no lo aprobaron por esto. Lo aprobaron porque odian la nación española, los símbolos españoles y todo aquello que lo representa. Y Montilla aún tiene la caradura de salir diciendo que defiende las libertades individuales (díselo a Xurde Rocamundi y a ver si no se ríe en tu cara).

Por cierto, es lamentable que de paso no den derechos a un feto de dos meses, que tiene vida y a nivel legal es algo así como un mineral. Miren, los animales tienen algunos derechos, pero los humanos más, que somos quienes los otorgamos. Ningún animal habla de derechos. Los humanos sí.

12 comentarios:

AitorL dijo...

Yo también me alegro por la prohibición de una costumbre tan aborrecible, y también espero que se extienda al resto del país (y del mundo). En cuanto a los motivos, yo no tengo tan claro que hayan sido sólo fruto del nacionalismo, aunque reconozco que el hecho de que, por otra parte, no se hayan prohibido los correbous, es bastante sospechoso.

En fin, espero no obstante que sólo haya sido un primer paso hacia un país y un mundo menos embrutecidos.

Un saludo.

pazzi dijo...

Pues creo que estás profundamente equivocada. Y me explico: ¿Acaso eres vegetariana? Si eres vegetariana, te diré: ¿Te metes en mi casa para decirme que no coma carne de animal? Si no lo eres: ¿Tienes garantías de que ese ternerito que murió lo hizo de risa y murió feliz?

A mí personalmente no me gustan los toros, pero soy consciente de una cosa y es de su significado. Al que le gustan los toros no le gusta ver sufrir a un animal. Al que le gustan los toros lo que le atrae es ver el triunfo de la inteligencia sobre la fuerza bruta.

¿Qué opinas de los cazadores? ¿Tenemos que abolir la caza? ¿Se han de abolir los mataderos? ¿Cuántas vacas han muerto por las hamburguesas que hemos comido? Y pra colmo no hemos tenido el valor suficiente para matar nosotros a la res. ¿Las peleas de gallos son menos bárbaras? Esas parece ser que son legales en Canarias (donde están prohibidas las corridas de toros desde hace años).

Aitor: Es más sospechoso que un yonki haciendo footing. Y ese es el motivo esencial.

Fariseismo culpable. Y buenismo por vuestra parte un tanto inocente. Dejad de comer carne. Viviréis mejor con vuestra conciencia... el jamón serrano cuenta como carne, eh, que el cerdo cuando lo matan sufre como un susodicho.

D45 dijo...

Pazzi, en primer lugar soy un hombre, así que no me hables en femenino XD

En mi entrada dejo bien clarito que me opongo a la muerte de un animal para ver un espectáculo lamentable. Y los animales sufren. Y hay que respetarlos.

No, no soy vegetariano ni pienso serlo. Y no pienso prohibir la caza ni matar un animal para comérselo. Solo faltaría tener que decir lo que se puede comer y lo que no.

Y las peleas de gallos son igualmente aborrecibles, pero al menos están prohibidas y apenas se practican.

Saludos.

Anónimo dijo...

Estoy contigo Pazzi,parece mentira pero todavia hay gente que no ve,o lo que es peor,no quiere ver.Como sino supieramos que la razón de la prohibición no tiene ABSOLUTAMENTE nada que ver con la defensa de los animales y sí con el deseo de eliminar cualquier vínculo simbólico con España. Desconozco si el autor de este blog ha denunciado alguna vez aquí lo que sí es un atropello a los derechos fundamentales en Cataluña,como es el derecho de los padres a educar a sus hijos en español.Si alguna vez D45 lo hizo pido disculpas,y si no me gustaria saber que opina al respecto.

Y para finalizar todo ello se produce al amparo de un gobierno profundamente corrupto,intervencionista e ineficaz en la resolución de problemas gravisimos que si afectan a la sociedad catalana.

D45 dijo...

Anónimo, claro que ya he denunciado esos problemas y lo comento en esta entrada. Léela de nuevo, por favor.

Saludos.

AitorL dijo...

Pazzi, aquí nadie está diciendo que se dejen de matar animales con fines alimenticios (yo, al igual que todos los seres humanos, soy omnívoro, y por tanto necesito carne en mi dieta para disfrutar de un buen estado de salud). La razón (la mía, por supuesto) de estar a favor de la prohibición de algo tan abominable (y esto incluye los correbous y las peleas de gallos que mencionas, amén de un sinfín de tropelías similares que se cometen en todo el mundo) es, sencillamente, que su objetivo no es alimenticio, sino que es puramente un sádico entretenimiento para un público sediento de sangre. Y para muestra un botón: no hay más que ver cómo mueren los toros en el ruedo y cómo mueren las vacas en el matadero actualmente (personalmente, quiero morir como mueren esas vacas).

Un ejemplo de la diferencia tan abismal que existe dentro de un mismo acto siendo su objetivo distinto: la caza de focas. Si una empresa peletera se carga a un montón de focas (y de una forma tan tremendamente brutal que ni siquiera soy capaz de ver 10 segundos seguidos por la tele o internet) para vender sus pieles a precio de oro a señoras con demasiado tiempo libre y con maridos con demasiado poder adquisitivo para, únicamente, demostrar dicha capacidad adquisitiva, es un crímen. Si lo hacen los esquimales, en cambio, ya no lo es, pues necesitan vestirse para soportar un clima muy frío y, en el medio en que viven, no existen otros tejidos.

Anónimo, sigo manteniendo que esa es una afirmación un tanto atrevida (de momento). De todas formas, tratándose de algo tan positivo como es la prohibición de las corridas de toros, creo que poco importan los motivos.

Ojalá llegue el día en que salga al extranjero y los lugareños no me respondan con un alegre ¡olé! cuando digo que soy español. ¡Y que no me den la brasa con Isabel Pantoja (esto me ha pasado en Canadá)!

Un saludo.

Epiro dijo...

D45, en realidad en Canarias se prohibieron porque no iba a nadie a verlos, las plazas de toros que habían (sólo dos)practicamente no se llenaban, no había afición, en Cataluña tampoco es que rebosara entusiasmo, pero sí que iba gente, pocas corridas pero medianamente llenas.

A mi el toreo en sí no me gusta, pero me gusta menos que se le prive a la gente de ver sus espectáculos, en Cataluña, aunque pocas corridas, tenían público, en Canarias es que no iba ni el tato.

De todas formas, si esto sigue así el toro de lidia se terminará extinguiendo, me dice quien sabe de esto (que me corrija quien sepa más) que el bicho en cuestión no tiene una carne exquisita, que prácticamente, con las máquinas ya no se usa como arado y que hasta para cubrir vacas el tío es tan nervioso que es un peligro para la vaca y para el mamporrero, razón por la cual, su única existencia era el toreo, pero que si acaban prohibiendo el toreo en más partes se terminará por extinguir esa especie.

Anónimo dijo...

Es absolutamente falso que las corridas de toros estén prohibidas en Canarias cómo afirma Epiro.Transcribo a continuación las declaraciones efectuadas hoy mismo a el diario El Mundo por el que entonces era Presidente de esa comunidad.


"En los medios taurinos del país, desde hace varios años, ha ido cobrando fuerza la inexacta idea de que las corridas de toros están prohibidas en la Comunidad Autónoma de Canarias. Tal supuesta prohibición es absolutamente inexistente, por lo que además -confesando a la par que mi afición es patológica...- me he sentido más que afectado cuando más de uno ha tratado de imputarme personalmente la inexistente prohibición sin otro argumento que hace casi veinte años el Gobierno autónomo, a la sazón presidido por mi, llevó a la Cámara regional el proyecto de Ley de Protección de los Animales. Pero tal Ley tenía y tiene como objetivo la protección de los animales "domésticos" y "de compañía" entre los que, como es obvio, no se encuentra el toro bravo, al cual no se hace la menor alusión en el texto legal"

AitorL dijo...

Epiro, según expertos en el tema (que al fin y al cabo, yo ni soy biólogo ni soy ná) el toro de lidia no es una "raza" en sí. Sólo es un toro común criado expresamente para el toreo (por lo tanto, criado de forma diferente y que, por ende, desarrolla un comportamiento diferente).

Pero si fuera verdad que fuese una especie aparte que, como dices, no puede aportar nada al ecosistema, ¿qué problema habría con que se extinguiera? Hay que tener en cuenta (y esto lo digo en el supuesto de que el "toro bravo" se diferencie genéticamente del toro común, que no creo) que, si esto fuera verdad, el bicho sólo nacería para sufrir y ser torturado de una forma extremadamente cruel. Si yo perteneciera a una especie así, no traería hijos al mundo y pediría la extinción de mi propia especie.

Epiro dijo...

Bien, por partes, al anónimo:

Léete el enlace y verás cómo dio lugar a que no hubiesen más corridas, a parte de que no iba nadie, y luego ponte a berrear que si falso y lo que quieras:

http://www.canariasaldia.com/noticia.php?noticia_id=129147

Aitor: Hombre, a mi que se extinga un animal me parece triste, el toro de lidia que te decía es el toro negro español, el bravo que tú decías (ya decía que en esto de los bichos no estoy puesto) pero vamos, creo que habría que conservarlo, hay por ahí una asociación que se gasta los cuartos en que no desaparezcan los burros y me parece bien. Saludos.

AitorL dijo...

Me remito a lo dicho anteriormente, Epiro: me parece muy bien que se quiera conservar al burro, pues este animal disfruta de una existencia digna. En cambio, el llamado "toro de lidia" (y vuelvo a repetir que no creo que sea una especie diferenciada del toro común) sólo es criado con el fin de torturarlo.

Desde este punto de vista, el toro no desaparecería. Tan sólo desaparecería su crianza para un fin tan horroroso.

Javier dijo...

Una vez, me invitaron a una corrida de toros y después de ver al animalito tambaleándose sobre las cuatro patas tras una estocada certera y derramando sangre por la boca antes de desplomarse muerto no tengo muchas de repetir.

Aunque yo prefiero la pedagogía sobre la crueldad de este evento, más que las prohibiciones. Más si, como en el caso de Cataluña, es solamente una cuestión nacionalista, puesto que allí en modo alguno se debate sobre el espectáculo de los “correbous”, típico de muchas poblaciones catalanas, en el que el toro es atado a un poste para colocarle antorchas en los pitones, y más tarde verle correr despavorido por su temor natural al fuego, mientras las brasas le caen en los ojos como tortura añadida. Algo más cruel, incluso que la lidia, y qué decir de las condiciones en que los animales son sacrificados en los mataderos. Porque, en este caso, a los nacional-progres de Cataluña lo que molesta y desagrada, seamos claros, no es la crueldad con un animal, sino el calificativo de "nacional" que tiene para mucha gente la fiesta de los toros. Aquí no hay motivos "morales" alguno.

Ahora, tampoco lo de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, declarando esto como “bien cultural”. La administración no está para definir qué es la cultura de una región o de un país, y menos esto que no ni arte ni cultura.