lunes, 18 de agosto de 2008

España en el año 2009

Esto es un artículo currado desde hace un mes. Espero que os guste:

1. El caldo de cultivo: ZP omnipotente
Marzo de 2009. Tras los actos de homenaje a las víctimas del 11-M y la conmemoración de la victoria electoral del 9-M, el gobierno de Zapatero, el PSOE al completo y sus socios comunistas y naZionalistas han entrado en una espiral de actos despóticos ya que han comprobado que hagan lo que hagan no ocurre nada.
La sensación de impunidad llega a tales extremos dentro del gobierno ZP que ya no miden sus propias actuaciones. Pretenden como sea provocar a la derecha y despertar esa extrema derecha que hunda al PP para siempre en el abismo de la oposición. En los primeros días de abril, una concentración frente al Congreso de unas 500 personas pidiendo que no se regule el matrimonio entre homosexuales, fue disuelta de forma muy violenta, de forma similar a lo ocurrido con otra convocada un mes antes. La manifestación no estaba formada por jóvenes de extrema derecha, sino por familias con sus niños y ancianos pertenecientes a distintas organizaciones pro-familia. A pesar de ello al Delegado del Gobierno no le tembló el pulso al ordenar “la disolución inmediata y con todos los medios necesarios” de la concentración. Según transmitió al jefe de la Policía Nacional, a ZP no le gustaba ver concentraciones contra él. La brutalidad de la actuación policial, que no dudó en utilizar las porras cuando ni siquiera habían comunicado a los concentrados la orden de disolverse, fue tal, que varias personas acabaron por el suelo y tuvieron que ser atendidas de heridas de diversa consideración, entre ellas una anciana de 75 años y un niño de 6.
Había que callar cualquier voz discrepante, que la gente tuviera “miedo” de mostrar su oposición al gobierno. Los medios harían el resto del trabajo sucio. Bueno, casi todos los medios. Obviamente Telemadrid, Antena 3 y Tele5, presentes en el acto, grabaron imágenes de lo sucedido. Miguel Ángel Sacaluga, Secretario de Comunicación de la Federación Socialista Madrileña (FSM) se encargó personalmente de telefonear a los directores de informativos de Telemadrid, Antena 3 y Tele5 para que no emitieran esas imágenes. Con Tele5 lo consiguió, dado lo progre del personal, pero Antena 3 y Telemadrid se negaron. La conversación llegó hasta tal extremo que Sacaluga no dudó en advertir a los directores de informativos de Telemadrid que “sabían dónde estudiaban sus hijos”. Ante la negativa de ambas televisiones, Sacaluga se despidió con un “ateneos a las consecuencias”.
La SER, El País y TVE fueron preparando el terreno informando de que varias personas habían resultado heridas en una concentración fascista de extrema derecha frente al Congreso de los Diputados y que la Policía Nacional se vio obligada a actuar debido a lo peligroso de la situación. Tele5 prefirió no decir nada. Pero Telemadrid y Antena 3 mostraron las imágenes y quedó probada no sólo la brutalidad de la acción sino que además, los demás medios habían mentido.
Un escalofrío de indignación recorrió los cuerpos de la mitad de los españoles. Pero tal y como Sacaluga había prometido y tal y como ocurrió tras la emisión por parte de Telemadrid del documental “4 días de marzo”, dos días después UGT y CCOO convocaron sendas huelgas indefinidas en ambas cadenas (TM y A3), dejándolas prácticamente sin emisión. A pesar de todo, al final no ocurrió nada.
Para evitar males mayores, el gobierno de ZP saca adelante la reforma de la LSSI que obliga a todos los proveedores de Internet a almacenar todo el tráfico de sus abonados durante al menos 6 meses, “para detectar posibles delitos de pirateo”. Los “padres” de la ley saben que eso es técnicamente imposible y que con esa ley, consiguen eliminar el acceso a Internet en España. Ningún proveedor es capaz de cumplir la norma y el acceso a Internet desaparece. Sólo algunos afortunados son capaces de obtener una conexión en territorio nacional, con ADSL a través de satélite con empresas extranjeras.

Pero la sensación de lujuria de poder existente en el PSOE, sobre todo entre Rubalcaba y Blanco, les ciega. Una encuesta del CIS les otorga una ventaja respecto al PP de casi 10 puntos. Esa sensación de lujuria, aderezada por Cebrián, se transforma en una sensación de absoluta impunidad, que se transmite como una descarga eléctrica a las bases, y lo que es peor, a todos los cachorros de la izquierda. El gobierno de ZP está decidido a dar la estocada definitiva al PP desgarrándolo de una vez por todas en dos. Pero con lo que ZP no cuenta es que esa encuesta ha salido del CIS, y ya había sido cocinada con bastante cuidado por su director, Fernando Vallespín.

2. La amnistía a ETA
A principios de Mayo, Zapatero anuncia una amnistía general a los presos de ETA para que la banda terrorista abandone las armas. Esto es, la amnistía se concede “para”, y no “a consecuencia de”. La amnistía incluía a todos los presos de ETA. La sensación de impunidad del PSOE junto con las ansias de ZP de convertirse en el que ponga definitivamente fin a ETA lo ciegan.
Una parte de la sociedad española se muestra visiblemente indignada (la que no es cocinada mentalmente por la SER, El País, CNN+ y TVE) y desde distintos sectores se pide a la AVT que convoque una gran manifestación. Pero amedrentados por lo ocurrido en la anterior Alcaraz comunica que ellos se adherirán a cualquier convocatoria, pero que no se convertirán otra vez en convocantes. La crispación se respira en cada rincón de las grandes ciudades, donde la fractura social está a un paso de consumarse. Esperanza Aguirre finalmente decide convocar esa manifestación, en nombre del PP de Madrid, contradiciendo las recomendaciones de Rajoy, aterrorizado por lo que en dicha manifestación pudiera suceder.
Y sucedería, pero al revés de cómo Rajoy pensaba. La manifestación se convoca para el sábado 21 de mayo.
Numerosos organismos y colectivos pacifistas se adhieren a la convocatoria, entre ellos la AVT. La Asociación de Afectados por el 11-M declina participar por no estar de acuerdo con el lema: “Por la libertad, por la democracia. No a la amnistía a ETA”. La concentración será un éxito, ya que la indignación (que según el propio ZP en la comisión del 11-M, todo lo justifica) corría por las venas de parte de la sociedad española, que veía como los atropellaban, pisoteaban y que la manipulación mediática amenazaba su propia libertad (Polanco emite en abierto desde hace varios con Canal + convertida en Cuatro gracias al hundimiento definitivo de TVE).
Pero Pepiño Blanco no piensa dejar que Esperanza se salga con la suya. La acusa (de nuevo) de “ser la líder de la extrema derecha en España” y de “poner en peligro el fin de ETA”. Él y Rubalcaba ponen en marcha de forma “espontánea” otra manifestación simultánea. Los convocantes “oficiales” de la manifestación “antifascista” son colectivos de ultras de izquierdas, pero los líderes socialistas introducen el apoyo “no oficial” de sus cachorros, las “juventudes socialistas”.
La manifestación convocada por el PP de Madrid consigue reunir a más de 300.000 personas. La de los colectivos de izquierdas, unos 10.000. ZP se pone nervioso y da la orden de actuar. Ya lo habían hecho una vez, y les había salido bien. Mientras la manifestación convocada por el PP discurría calle Alcalá dirección a Sol, decenas de furgones de antidisturbios se amontonan en las proximidades. La manifestación de la izquierda, que partió de Plaza de España, queda sin vigilancia...
La SER, CNN+ y TVE llevan calentando motores desde horas antes sobre unos “supuestos disturbios” que los manifestantes anti-ETA estaban provocando en el centro de Madrid. Todo mentira ya que la manifestación transcurría de forma pacífica entre familias, jóvenes, ancianos y niños que gritaban contra ETA y contra el gobierno. El Delegado del Gobierno da la orden de disolver, “empleando la fuerza”, la manifestación contra ETA. La Policía Nacional se dirige a la cabecera de la manifestación donde están los políticos y les comunica que "debido a los actos vandálicos que se están produciendo en la cola de la manifestación, se ven obligados a disolverla", y fuerzan a los políticos a retirarse por su propia seguridad.
Pelotas de goma, gases lacrimógenos y agua a presión son utilizados para disolver una manifestación de más de 300.000 personas. La masacre está servida. El pánico hace a la gente huir en todas direcciones. La avalancha humana “que no entiende qué ocurre” provoca tal caos en las calles del centro de Madrid que tras varias horas, el resultado es desolador: 12 muertos por aplastamiento y miles de heridos de diversa consideración...
Mientras esto ocurría en la calle Alcalá, la manifestación paralela, sin ningún control policial, se despachó a su gusto destrozando todo lo que se encontraban a su paso: restaurantes, bancos, tiendas, semáforos, cabinas... Nada quedó a salvo a su paso. Incluso algunos aprovecharon para llevarse jamones del Museo del Jamón de Gran Vía. Los pocos policías municipales que Gallardón había enviado para hacerles frente, resultaron heridos, dos de ellos de gravedad. Pero ni un solo Policía Nacional.
En los días siguientes se producirían centenares de dimisiones y renuncias en el cuerpo de la Policía Nacional, mientras que el malestar se apodera de los que se quedan.
En Cataluña el tripartito se frota las manos, y en el País Vasco, las expresiones de júbilo de los naZionalistas recorren todos los pueblos y ciudades. El PSOE y sus socios dedican todo su poder mediático a desviar la atención. La presión sobre los medios que no están bajo su control es brutal. “12 muertos al disolverse una manifestación nazi” titulaba al día siguiente El País. La SER había estado toda la noche, con de la Morena y Llamas al mando, desviando la atención a que “todo había sido consecuencia de la actitud violenta de algunos manifestantes de extrema derecha”. Incluso Antena 3 y Tele5 silencian lo ocurrido (CiU se había encargado de presionar a Planeta). Sólo Telemadrid difunde las imágenes (las de lo ocurrido en ambas manifestaciones), que llegan a todos los medios extranjeros y a Internet. Pero como sabemos, hace meses que Internet dejó de ser accesible a los españoles. Esperanza Aguirre pretende hacer un comunicado para todos los españoles, pero de nuevo, UGT y CCOO silencian a la televisión autonómica.
La indignación en este punto ya es ira contenida. Mientras la mitad de los españoles se “traga” las mentiras de los medios gubernamentales, o ve con buenos ojos lo que el PSOE hace (ya sabéis, son “nuestros” hijos de puta), la otra mitad se retuerce de indignación e impotencia. El PSOE está a un paso de salirse con la suya... pero entonces todo se le empieza a complicar.

3. El mal sólo genera el mal
La manipulación mediática no consigue acallar las críticas que tanto desde dentro como desde fuera de España se producen. Sólo Chavez, Castro y Mohamed VI admiran a Zapatero por su contundencia contra el “fascismo”. A principios de Junio el COI entrega a París los Juegos Olímpicos de 2016, a la vista de los “graves acontecimientos ocurridos en Madrid”. La orgía de placer de los naZionalistas e independentistas ante tal noticia es tal que IU, ERC y Batasuna sueltan a sus cachorros por las ciudades de Cataluña y el País Vasco a celebrarlo. La “kale borroka” vuelve, y esta vez toma también Cataluña. Grandes centros comerciales y sedes bancarias son sus objetivos. Pero también consiguen atacar con cócteles molotov y quemar algunas sedes del PP repartidas por ambas comunidades. Afortunadamente no se producen daños personales.
Pero ocurriría algo que supondría el punto de no retorno de los acontecimientos: por primera vez desde la Guerra Civil, las iglesias son atacadas por las juventudes enfervorizadas de la izquierda radical nacionalista. En Barcelona arden dos, y en Gerona otra. A pesar de todo, las policías autonómicas reciben la orden de “no actuar”. Los medios, nuevamente, desvían la atención. En este punto la SER se ha convertido en la “agencia de información” que dicta a todos los demás lo que se puede y no se puede decir. Sólo la COPE y Onda Cero cuentan todo lo que realmente ocurre, pero misteriosamente hace semanas que sus frecuencias sufren “interferencias”.
Los actos de vandalismo se extienden a Madrid, Valencia y Galicia. Los “borrokos” son pocos, pero muy violentos, y sólo las policías municipales los combaten porque la Policía Nacional ha recibido orden de “no actuar”. ZP aún arde en deseos de ver estallar a la extrema derecha.
A finales de junio se cumple la fecha de la amnistía general a los presos de ETA. Una semana antes, algunos terroristas habían entregado “de forma simbólica” un pequeño arsenal en las proximidades de Bilbao. Todos los presos etarras salen a la calle. Peces Barba comenta a la prensa que “es el mayor paso hacia la paz en España que jamás nadie ha dado”. ZP se considera el ganador definitivo del Premio Nobel de la Paz.
A estas alturas, el PSOE, el gobierno de ZP, y todos sus partidos secuaces han perdido completamente el control de sus propios cachorros de izquierdas, los cuales, con el mismo aire de impunidad del que años atrás disfrutaban los cachorros de ETA en el País Vasco, campan a sus anchas por todo el territorio nacional, sin que la Policía Nacional haga nada. Ésta sólo tiene orden de actuar contra cualquier manifestación pública en contra del gobierno.
Durante julio y agosto la crisis económica sigue asolando España: desaparición del mercado de nuevas tecnologías (Internet prohibido y la CMT hace meses que dejó de dar licencias a las instalaciones de telefonía móvil fuera de Cataluña); estallido de la burbuja inmobiliaria (el BCE subió los tipos de interés para contener la inflación en Europa y el Euribor se disparó, con numerosas familias endeudadas pagando viviendas muy poco valoradas); desaparición de la inversión extranjera (del 80% de caída en marzo se pasó a un escape total de capital extranjero, numerosas empresas cerraron); el paro crece sin control (las PYMES quiebran y las empresas extranjeras abandonan España).
Debido a la crisis, los cerca de medio millón de inmigrantes que entraron en España ilegalmente en los últimos dos meses debido al “efecto llamada” de la regularización masiva de Rumí y Caldera, se encuentran con una situación lamentable. Se dispara la delincuencia por todo el territorio nacional y la policía es incapaz de ponerle cota. Junto con los actos de “kale borroka”, se hace imposible salir a la calle en las grandes ciudades.
Por lo tanto, cuando más de media España debería estar de vacaciones, casi nadie lo está. El sector hostelero de la costa mediterránea entra en crisis, debido también a la ausencia total de turistas extranjeros (todos los países recomendaron a sus ciudadanos no viajar a España).
La noche del domingo 14 de agosto, con una nueva explosión de vandalismo callejero a cuenta de la festividad de la Virgen de agosto, las sedes del PP de media España, las entidades bancarias, los centros comerciales y numerosas iglesias son asaltadas. ZP y el PSOE se ven incapaces de controlar a sus propios cachorros, a los cuales les dieron una absoluta impunidad. Por primera vez en 5 meses, la Policía Nacional recibe la orden de actuar, pero ya es demasiado tarde: numerosos efectivos habían abandonado el cuerpo, y ahora no son capaces de controlar la situación.

4. Los enemigos de España deciden actuar
La noche del día siguiente (15 de agosto), el Rey de Marruecos ordena a su ejercito ocupar Ceuta y Melilla, y los peñones de Vélez, Perejil y las Islas Chafarinas. El destacamento de estas islas es tomado rehén. Aprovechando la situación de descontrol que existe en el país vecino, el rey de Marruecos lanza la “segunda marcha verde”.
Ante esta nueva situación, ZP ordena a Chacón que comunique al ejercito que se repliegue en los cuarteles de ambas ciudades autónomas y no entre en conflicto. Las zonas civiles de ambas ciudades, son controladas por el ejercito marroquí. Pero ZP decide no actuar porque “confía en la cordura del Rey de Marruecos”.
La reacción internacional no se hace esperar: todos los países occidentales condenan la ocupación. Todos menos uno: País Vasco. Semanas antes, el País Vasco había enviado 4 buques de guerra y un portaaviones a Tánger. “Son simples maniobras”, comentó en su momento el ministro de defensa vasco.
EEUU y Reino Unido ponen en alerta máxima sus bases de Rota y Gibraltar. Varios submarinos nucleares se desplazan a la zona. Las declaraciones de condena presentadas por EEUU en la ONU y por Italia en el Parlamento Europeo (ambas solicitadas tras la mediación de Aznar) fracasan debido al veto de País Vasco. Los ciudadanos vascos empiezan a manifestarse en contra de la actitud de su gobierno en el conflicto.
Ante la orden de no hacer nada de ZP, la indignación recorre la espina dorsal del Ejército Español.
El día 20 de agosto, debido a la insostenible situación que se ha creado en todo el país y a la galopante crisis económica, el gobierno de Cataluña declara la “insumisión fiscal, judicial y política”. El PSC de Pasqual Maragall inicia su carrera independentista junto a Carod .Y casi tres meses después de la amnistía general a ETA, el miércoles 31 de agosto la banda terrorista reaparece y atenta en Zaragoza contra un convoy militar en el que viajaban 25 militares. Todos ellos, jóvenes entre 20 y 32 años mueren en el atentado. Otegui comenta en ETB que el dejar las armas “no incluía al ejercito invasor español”.

5. Estalla la crisis
En el consejo de ministros del viernes 2 de septiembre, Chacón presenta su dimisión como Ministro de Defensa. Junto a él lo hacen toda la cúpula militar: el JEME, el JEMA, el AJEMA, el JEMAD y el JEMACON.
El ejército queda sin cabeza... y sin control.
La situación nacional es ya insostenible. Las crisis social y económica, los actos violentos y la delincuencia, la ocupación de Ceuta y Melilla por Marruecos, la afrenta nacionalista y el último atentado de ETA inclinan a la sociedad española a reclamar elecciones anticipadas. Hasta Tele5 se une a Telemadrid y Antena 3 y empieza a contar todo lo que está aconteciendo en España. Ahora ZP sabe que si convoca elecciones las pierde, aunque el CIS le siga otorgando todavía 7 puntos de ventaja, y decide no hacerlo, creyéndose todavía capaz de controlar la situación. “Si apelo a la alianza de civilizaciones quizás consiga que la población española acepte la ocupación de Ceuta y Melilla”, comenta en privado a Fernández de la Vega.
Ante la negativa de Zapatero a convocar elecciones, con 2/3 de los españoles enfrentados al gobierno y a punto de estallar (sí, al menos 1/3 todavía le muestra su apoyo: Cebrián y Gabilondo han echado el resto lavando cerebros en los últimos meses y achacando todo a la extrema derecha de Aguirre, Acebes y Zaplana), un General de División del Ejercito de Tierra irrumpe en el Congreso de los Diputados el miércoles 7 de septiembre y disuelve las Cortes: se acababa de producir un Golpe de Estado.
El Rey permanece encerrado en Zarzuela y nadie conoce su opinión sobre lo que está ocurriendo.

6. El desenlace
Todo el ejército secundó el golpe. Las tropas se desplegaron por todo el país. Se anularon los poderes de los gobierno autonómicos y los naZionalistas empezaron a huir a Francia. Se decretó el toque de queda, y los actos de vandalismo y delincuencia fueron sofocados con relativa facilidad.
Los destacamentos destinados en Ceuta y Melilla recibieron orden de actuar contra Marruecos. Nuevas dotaciones parten de Cádiz y Huelva para prestar su apoyo. A pesar de que País Vasco ya había trasladado sus buques de guerra a las mediaciones de las ciudades autónomas, EEUU ordenó a Ibarretxe retirarse y no actuar, bajo la amenaza de entrar en combate. País Vasco aceptó a regañadientes, también presionado por sus propios ciudadanos, y retiró sus buques, pero no sin antes suministrar a los marroquíes información secreta sobre de las radios españolas que el gobierno de Aznar había comprado a Francia. El ejercito español se queda “sordo”.
A pesar de todo, la pericia de nuestros militares unido a la acción de la ciudadanía de ambas ciudades autónomas, consigue expulsar a los soldados marroquíes de ambas ciudades sin causar ni una víctima. A pesar de que Mohamed VI pretendía lanzar un nuevo ataque “esta vez de guerra” sobre ambas ciudades, la presión internacional consiguió que desistiera, replegando su ejercito.
Los terroristas de ETA que todavía no habían huido al extranjero, vuelven a ser detenidos y encarcelados restableciéndose las condenas que ZP había anulado.
Establecida la normalidad "militar" en “todo” el territorio español, el General que había tomado el control del Estado, anunció en el Congreso y a través de las cámaras de TVE que su intención sería convocar Elecciones Generales y Autonómicas inmediatas, que así se lo había pedido el Rey, y que así se lo comunicaría a los presidentes del Congreso y del Senado. La intención del golpe no era otra que restaurar la normalidad democrática que el PSOE, los comunistas, y ERC habían quebrado, una vez más. El pueblo español fue convocado a las urnas el domingo 9 de octubre.

FIN

3 comentarios:

Mario dijo...

La voluntad de asignarle al gobierno de Zapatero actos despóticos y dictatoriales es increíble... Sinceramente, tus deseos de que se produzca un golpe de Estado son ensoñaciones que nada tienen que ver con la realidad. Nuestros militares son profesionales y no los paletos generaluchos que había hace 20 años. Pena para ti.

huelga general dijo...

las oficinas de inem empiezan a colapsar

http://huelgageneral2008.blogspot.com/

HUELGA GENERAL EXTRA-SINDICAL EL 31/10/2008

Daniel45 dijo...

Exactamente Mario Garcia,es una historia de política-ficción,nada tiene que ver con la realidad.¿No lo dejé bastante claro?