domingo, 21 de marzo de 2010

Sindicalismo moderno: Como lucrarse arruinando a una empresa con 5000 trabajadores





Mucha gente cree que las privatizaciones de los gobiernos consisten en dejar las empresas públicas expuestas a la competencia (cosa que apoyo) y una mierda. Este caso es de lo más representativo y lo conozco bien porque vivo cerca de la sede central de la fábrica (hoy un enorme solar en ruinas esperando planes de urbanización que no llegan).

El Grupo de Empresas Álvarez fue fundado en los años 40 (de hecho la chimenea lleva el año de su fundación, 1941) por Manuel Álvarez (por cierto, uno de los principales viales de la parroquia donde está emplazada la fábrica central lleva su nombre, y no es para menos), fábrica que dio empleo a unas 5000 personas de los barrios de Cabral y Lavadores (la cual en aquellos tiempos era conocida como "la Rusia Chiquita" porque estaba atestado de sindicalistas y republicanos) suponiendo una revolución en la zona recién incorporada a Vigo (hay que recordar que, precisamente hasta 1941 Lavadores era ayuntamiento independiente y Cabral era una de sus parroquias).

Aparte de esta fábrica el grupo tenía otra en Coruxo (Vigo) llamada Moahsa (en ruinas) y otra en Arcade (Soutomaior) (igual)

Durante los años 60 era una fábrica de enorme esplendor y muchos de los lectores recordarán las Cerámicas de Santa Clara, salidas de esa fábrica. Pero pronto terminaría eso. En 1976 la fábrica es nacionalizada por el INI perdiendo progresivamente empleados. Pero en 1991 es privatizada de nuevo porque el grupo estaba a punto de caer y por ella pasaron un batiburrillo de empresarios, entre ellos destaca un sindicalista de UGT que se cepilló 200 millones de las antiguas pesetas en la jubilación y no se sabe en su estancia en la fábrica que acabaron por arruinar la fábrica en 1998.

Los empleados se manifestaron en distintas ocasiones y les fueron entregados los terrenos de las fábricas los cuales fueron ocupados por gitanos entre los años 2003 y 2005 causando molestias de toda índole.

Hoy en día se habla de construir un centro comercial y edificios de diez pisos lo cual, sin duda dará más valor a la zona que ese solar muerto de pena.