martes, 9 de marzo de 2010

Si crees que Chávez es un gorila debes ir a la cárcel

Sin comentarios

9 comentarios:

Javier Pol dijo...

Pienso otras cosas bastante peores sobre este señor (por ser educado) que algunos llaman democrata. Me imagino que por eso el actorcillo "burgués" que es Sean Penn como poco por mi pediría la cámara de gas.

S. Cid dijo...

A mí me pasa como a Javier Pol, que sobre este tipo tengo una opinión que va mucho más allá de la palabra "gorila".

De momento sigo libre, a pesar de de pensar lo que siento, pero no descarto que algún día tengamos que escondernos por pensar como a nuestro libre albedrío le parece bien.

Saludos.

S. Cid

AitorL dijo...

Pues hombre, la cárcel me parece excesivo. Pero la injuria es delito en (casi) todas partes. Cada cual podrá decir lo que quiera, evidentemente, pero lo principal es ser conscientes de la equivocación. Lo peligroso del asunto es que los primeros que llaman (incurriendo en la injuria y la calumnia) dictador a Hugo Chávez son los medios de comunicación occidentales, responsables de la creación (y digo bien) de la opinión pública y titiriteros de las masas. Esto, que no es peligroso si lo hace cualquier lunático, se convierte en una afrenta directa contra nuestro criterio precisamente por darse en el marco de lo que se conoce como "información". Y si nuestro derecho a la información se ve amenazado por esas prácticas nada escrupulosas que algunos se aventuran a llamar "libertad" de prensa, justo es que busquemos protección en el castigo contra la mentira.

Epiro dijo...

Fíjate Aitor, sin embargo yo creo que Sean Penn no se atrevería a plantear esa querella.

Te lo digo porque cuando Willy Toledo tuvo que empezar a ir programa a programa a explicar sus palabras sobre Cuba, al final el tío empezó a recular.

No me imagino a Sean Penn en un juzgado reiterando lo mismo, me juego lo que sea a que al final se "willytoledizaría" empezando a decir diego donde dijo digo, sobre todo si tenemos en cuenta que a esa causa se personarían los periodistas que han llamado así a Chávez y aquellos que han sufrido en sus carnes a las fuerzas del orden bolivariana por discrepar con él. Ahí ya te digo que Penn se vendría abajo. Te lo digo porque fuera de USA sí que ha criticado la invasión de Iraq pero dentro de su país no fue dando la cara cuando se le empezaba a llamar. Algo que por cierto sí ha hecho Willy, aunque no muy afortunado.

AitorL dijo...

Hombre, eso ya dependerá más del caracter de Sean Penn. Lo cierto es que sus declaraciones son más polémicas que las de Toledo (por pedir nada menos que el encarcelamiento de personas), y por tanto su situación es más comprometida.

No creo que Willy Toledo haya reculado. De lo único que se ha retractado es de "las formas", pero siguió manteniendo el fondo de lo que decía, y eso que ahora mismo está siendo apuntado por los que se dicen "decentes".

Este tipo de prácticas son un ataque a la libertad de expresión que tanto alabamos. La misma libertad de expresión que reclamamos para Cuba o Venezuela u otros muchos lugares. Mientras que en estos países (presuntamente, que yo sigo asegurando que no es así) vas a la cárcel por decir lo que quieras, aquí se nos silencia a gritos, se nos señala con el dedo, se nos desacredita y se nos critica. ¿Qué hay de diferente? ¿Acaso la libertad de expresión ha de servir únicamente para decir lo que se supone que es "correcto"?

Epiro dijo...

No sé si llegaste a escuchar algunas de las declaraciones de W.Toledo.

Yo oí las de es.radio y luego leí unas cuantas de otros sitios en donde estuvo. Te comento esto por lo de la libertad de expresión, el tío empezó a flipar cuando se vio encima una avalancha de críticas, esto está bien, porque hasta ahora "nuestros amigos" de la ceja estaban endiosados pensando que a ellos no se les criticaba y han de saber que todos podemos discutir con todos, además se preocupó por si algún energúmeno le daba una paliza por lo que dijo, algo que ojalá no ocurra, lamentablemente a Herman Terstch sí le ocurrió, por defender sus ideas y ha habido algún que otro periodista de izquierdas que se queja --AHORA-- de lo que les pueda pasar por sus declaraciones, cuando esto de opinar libremente sin que te ocurra nada debería haber sido reclamado --DESDE SIEMPRE--
Esperemos que por lo menos sirva para que en el futuro cuando alguien diga algo, otros le rebatan los argumentos con palabras y hechos como han hecho con W.Toledo y no poniendo un punto de mira como hizo la sexta con Terstch.

AitorL dijo...

Más que palabras y hechos, lo que han utilizado quienes no estaban de acuerdo con Toledo ha sido el insulto y la descalificación. Está bien que se pueda criticar, pero hay que hacerlo con una base fundamentada y, sobre todo, desde las buenas maneras (desde luego que tampoco apoyo lo ocurrido a Herman Terstch). Lo cierto es que, en este caso, los hechos dan la razón a Guillermo Toledo en lo que a Orlando Zapata se refiere: era un hombre sencillo, un obrero, un delincuente... pero no un mártir. Y menos teniendo en cuenta que quienes hoy lo santifican fueron sus verdugos.

Epiro dijo...

De acuerdo en que Willy puede decir lo que quiera, y también en que a él y a quien sea se le pueda rebatir cualquier argumento.

En cuanto a que Zapata era un delincuente, hasta ahora no se ha podido probar, por tanto sigo pensando en que entró en la cárcel siendo inocente y con conocimiento del régimen de ese hecho.

Saludos.

AitorL dijo...

Si quieres echarle un ojo a un documento (y en tus manos dejo darle legitimidad o no) acerca del caso, aquí te dejo un enlace:

http://www.cubatv.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=6590&Itemid=130

Ya es más de lo que han presentado quienes afirman que Orlando Zapata fue torturado en la cárcel, que era un preso de conciencia y que se le dejó morir de hambre. El hecho de que no se haya probado que Orlando fuera un delincuente común, ¿significa que no lo era? ¿No habría que hacerlo al revés, es decir, demostrar que fue torturado, encarcelado injustamente y asesinado? Se supone que quien tiene que presentar pruebas es la acusación (quienes dicen que Orlando es un mártir), y no la defensa (el pueblo cubano).