lunes, 22 de marzo de 2010

Así se defiende al comunismo

Por supuesto que no habla en serio. He leído mucho de Millás, muchísimo, y lo que está haciendo en este artículo es practicar una fina ironía que, lamentablemente, no está al alcance de todos.

Hay un fondo de verdad en todo lo que dice, claro, pero él lo exagera hasta el ridículo para dejar en evidencia las posiciones radical-derechistas.

"verdades de fondo" he dicho, y son a patadas. Primera y fundamental, que hoy es la empresa la que manda, y no el Estado. Es la empresa la que impone condiciones a los ciudadanos, la que decide si da o no da el servicio que prometió, y por el cual está recaudando. Segunda, y también básica, que el capitalista está hoy feliz, más feliz que nunca, porque ya no es que se limite a ganar un huevo y a pagar limosnas, sino que cuando le conviene defrauda, tima, burla, expolia, y aquí no ha pasado nada, porque el Estado está a su servicio y le apoya con descaro. Y si se tercia le da dinero para que no bajen los beneficios.

Y vosotros en la luna, criticando todavía al comunismo, del que no habéis entendido ni una mierda. Y eso que parece que lo intentáis. De hecho, entendéis muy bien y aceptáis que en el mundo capitalista rige la ley del más fuerte, que se lo lleva todo y deja a los débiles en la miseria si hace falta.

Pues en el comunismo, pequeños ingenuos, la clase obrera toma el poder por la fuerza y lo retiene por la fuerza, en una dictadura, por descontado que sí, contra los que antes le han estado robando y explotando. Como soléis decir vosotros, "¿tan difícil es de entender?"

Pura fuerza bruta, muchachitos ingenuos, igual que en el capitalismo, solo que ahora detentan el poder los obreros organizados. Claro que vosotros seguramente creéis que deberían ser "democráticos" y ponerse en el riesgo de que les vuelva a caer el yugo que se han sacudido. Qué morro, ¿no?

La "democracia" esa de los cojones no es más que el paripé y la coartada para callar la boca a los expoliados, mientras explotan a conciencia. "¡Eh, mucho cuidado, que esto es una democracia y un Estado de derecho!" Pues esa coartada se la pueden meter los explotadores por donde les quepa.

Fuerza contra fuerza. Los obreros toman y mantienen el poder, que está en la punta de los fusiles. Y que se atrevan a ir a quitárselo los usureros que hasta ese momento les estaban mangando.


Un tal Venicio en La frase progre

3 comentarios:

AitorL dijo...

Es bastante honesto y certero. Sí es verdad que al comunismo se llega por la fuerza (no creo que los poderosos se vayan a bajar del burro por las buenas, nunca ha pasado), aunque se llega con el fin de alcanzar una verdadera paz social sin clases. Y mientras la dictadura está en pie, se trata de una dictadura de los más contra los menos (una democracia), y no al revés como ocurre (de forma perpetua) bajo el capitalismo. Es, ni más ni menos, la defensa de los débiles.

D45 dijo...

Pero sigue siendo una dictadura ¿no?.

Dicho sea de paso, en el libro 1984 de George Orwell se narraba una dictadura "popular" es decir, de todos, pero era una dictadura ¿no?

AitorL dijo...

Mmm... pues sí Daniel pero, en ese caso, ¿con qué tendrías problemas? ¿Con el término en sí mismo? Has de saber que "dictadura" y "democracia" no son antónimos, pues la democracia no es más que la dictadura (ésto significa, simple y llanamente, "forma de gobierno", que siempre ha de haber) ejercida por todos y hacia todos. Se supone que es a esto a lo que aspiramos los demócratas: a alcanzar nuestra libertad por medio de una acción política directa que nos permita formar parte a nivel individual de lo que a nivel colectivo se conforma como "Estado", "Comunidad" "Colectividad"... llámalo X.

Cuidado con Orwell, que pretendía hacer pasar por comunismo algo ficticio que ni se le parecía. El tío quería adaptar la realidad a su ficción y así vivir su propia película. Para eso, en lugar de (o, mejor dicho, ADEMÁS DE) 1984 te recomendaría Walden 2, de B.F.Skinner. La vida económica en esa comunidad sí es comunista, y contiene además la dosis de despotismo que tristemente caracterizó al comunismo en tiempos pasados. Te darás cuenta de que puedes coger ese mismo modelo y añadirle el componente democrático sin ningún tipo de problemas.