martes, 27 de mayo de 2008

Periórico El País

Polanco se hizo con este periódico, el que iba a ser la primera voz libre tras la dictadura, gracias al juego sucio de algún hijo de filósofo (la inteligencia no se hereda), y a sus propias malas artes. Así, aprovechando un momento clave, lo convirtió en el inicio de su bastión de poder mediático. Puso en él a un pelele, a Juan Luis Cebrián, el que siempre ha sido su mano derecha (por lo marioneta) para tenerlo bien controlado. Es un periódico que nunca ha tenido reparos en mentir descaradamente y en mostrar su aspecto más sectario, incluso a pesar de las quejas explícitas de algunos de sus lectores, con tal de conseguir sus objetivos. Es el medio de la desinformación en España, el diario no deportivo más leído y ante cuyas editoriales sucumbe cualquier miembro de la política española. La ingenuidad (o ignorancia) de sus lectores, su principal activo